Alma siamesa

A veces el cosmos te regala un alma siamesa, una persona que camina pegado a ti sin que puedas verla y que comparte contigo las mismas distorsiones, los mismos miedos, las mismas ansias, la misma pasión. Puede que ese encuentro sea fugaz y como lo sabes, intentas retenerlo como quien lee apresuradamente un capítulo más de un libro que quiere devorar. 

The other side of thing (@ivanantfotografia) 
Seguramente fue tan efímero que ni siquiera dio tiempo a que vuestros demonios se entendieran o quizá un encuentro suspendido en el aire no permitió que los ojos hablasen. Una noche alargada con miedo a dormir sabiendo que este no es tiempo para los soñadores. 

Y otra vez pensar en el destino [post antiguo ¿Y si todo estuviera escrito?], otra vez pensar que el fin de todo estaba escrito incluso cuando nace.

Solo te doy un consejo: si alguien está apuntando al cielo, no seas tonto y no mires el dedo. Acepta que esta vida es un ensayo para una obra que jamás se estrenará, puedes equivocarte, se te permite. 

@Ohihane

Comentarios

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

El experimento Tuskegee

15