Condenados a odiar

Seguramente el hombre esté condenado a ser un lobo para el hombre, lo dice la historia pasada y la historia reciente. Condenados odiar a los que nos dicen que odiemos, ahora nos toca odiar a "los moros". 

Desde nuestro púlpito de la correcta moral nos quejamos de que: “El así llamado estado se ha transformado en el refugio donde estas sabandijas pueden enriquecerse desenfrenadamente”. Esta frase la he escuchado y leído estos días a todas horas, y la verdad es que da miedo pensar que la dijo Adolf Hitler. Qué extraña manía con pensar que somos una raza superior... 

Dijo Miguel de Unamuno que “el fascismo se cura leyendo y el racismo se cura viajando”, y así es, porque no diferenciar un marroquí de un paquistaní de un indio... en estos tiempos parece peligroso. No somos mejores por ser europeos, somo seguramente le vergüenza de la historia, llevamos a nuestras espaldas los mayores horrores contra iguales que uno se pueda imaginar. 

En días como hoy he leído que los Reyes Católicos son el ejemplo de cómo hay que expulsar a los "moros" de nuestro país. Habría que leer un poco más para saber cómo en nombre de los reyes se masacraron los países del sur americano en algo que llamaron "La Conquista del Nuevo Mundo". Allí llegaron con toda la fuerza de un gran imperio e hicieron que quienes allí vivían se convirtieran a una religión desconocida, entregaran sus tesoros y si me apuras, también sus mujeres. Y de aquellos polvos vienen estos lodos. Los conquistadores ahora tienen miedo a ser conquistados. Y hablar de la colonización de África... sería hablar del presente. 

Porque ahora parece que a todos nos gusta recordar cuando España era una grande y libre y se aplicaba mano dura a todo aquel que se salía de la norma. Pues a mí no me gusta recordarlo. Y quienes lucharon por la democracia y la libertad en este país, lucharon por la igualdad de oportunidades para todos no solamente para cuatro. 

El terror que se está sembrando en las calles de las principales capitales europeas es aprovechado por quienes viven de manipular a quienes cada 4 años tienen el poder de meter un papel en una urna y mantenerlos o ponerlos a manejar el cotarro. Siempre ha sido y siempre será. Nos vamos a la Costa Brava o Levante a mearnos en el mar donde están muriendo miles de personas huyendo de eso que ya no recordamos porque el telediario no lo enseña. 

Ni mi verdad es la verdad, ni lo que yo pienso lo correcto, pero desde luego fomentar el desprecio hacia millones de personas por el fanatismo de unos zumbados me parece cuanto menos ridículo. Desconozco la cultura marroquí, libia, siria o tunecina, pero desde luego no la juzgo. Y si tengo la oportunidad de cruzarme con algún musulmán en mi vida, le pregunto y me intereso, y así aprendo a no decir tonterías. Porque en el nombre de Dios se hicieron, se hacen y se harán muchas locuras. 

@Ohihane

Comentarios

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Iridiología, otra pseudociencia

Hutus y tutsis. Rwanda en el olvido.