Entradas

Mostrando entradas de julio, 2017

Amar hasta la eternidad

Miluji tě, Ich liebe dich, I love you, Я люблю тебя, ti amo, nakupenda, te quiero, maite zaitut...
Hay quienes dicen que el amor es eterno, que se mantiene en el tiempo. Mienten. Mor deriva de mortem que significa muerte, por lo que a-mor sería "sin muerte" así que la misma palabra encierra la creencia de que el amor perdura hasta la eternidad. ¡Ja!.
Conocemos muchos tipos de amor y solamente uno es el que hace que se pare el tiempo cuando lo sientes, ese es el amor que se siente por un hijo, un amor que no se mendiga, que está ahí, imperecedero. 
Amor de la raíz indoeuropea -amma que era la voz con la que los niños llamaban a sus madres. Es curioso que en euskera se utilice esta forma para llamar a las madres. La misma palabra pone de manifiesto que el amor solamente tendría entidad cuando se siente entre un padre/madre y un hijo. 
Lanzar esas palabras al viento no es gratuito, porque cuando las gritas sin sentirlas estás castigando a la otra personas a la más cruel de las cond…

Enfermeras nazis

Imagen
Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, se llevaron a cabo diversos juicios que intentaron publicitar un falso castigo a quienes habían colaborado con el régimen nazi, pero en realidad no fue así. Miles de personas habían participado en las nefandas políticas de exterminio. Toda una sociedad había mirado hacia otro lado, no solamente con el silencio sino ejecutando con sus propias manos actos terribles que jamás fueron castigados. 
Más de trece millones de mujeres militaron activamente en el partido nazi. Este dato puede parecer baladí, pero adquiere importancia si tenemos en cuenta el contexto social en el que se desarrollaba la labor de muchas en esa época. Quizá, con la justificación de participar en el empoderamiento de la mujer en los procesos de toma de decisiones de aquel momento, de hacerse valer como piezas clave del propio sistema o simplemente por ser depositarias de una maldad inconmensurable, muchas de estas mujeres mancharon sus manos y su alma de sangre.  Y entre esas mu…

Quererme

Me he pasado media vida queriendo ser quien no era, intentado agradar a los demás y sin preocuparme por agradarme a mí misma, haciendo verdaderos esfuerzos por ser perfecta. No lo soy, y me da igual. El desengaño me ha servido como la mejor de la medicinas. Nadie me va a querer con tanta fuerza como puedo llegar a quererme yo a mí misma y es difícil aceptarlo.
En la mayoría de las ocasiones valoro mejor las cualidades de los demás que las mías o expongo mis virtudes buscando el piropo de alguien cuando en realidad no necesito el aplauso de nadie, es una cuestión de falta de confianza y seguro que de eso venden en algún lugar.
Ahora me muevo en un optimismo moderado, me cuido y me mimo porque pienso que cuando todo falle, cuando lo inevitable me atropelle me necesitaré y entonces me tendré a mí misma. Y será suficiente, lo sé. 
La realidad, mi realidad, la puedo modificar en cualquier momento, solamente tengo que moldear mis pensamientos hasta conseguir que mis experiencias y mi 'y…

Buscar la suerte

Francis Bacon dijo que tienes en tus manos el molde de tu propia fortuna. Seguramente es así, eres tú mismo el que puede transformar tu suerte.

Muchas veces crees que la vida tiene demasiados imprevistos fruto de la mala suerte, pero lo tienes que ver como oportunidades para mejorar. Una vida varada esperando a ser rescatada por la suerte, es una vida perdida. Es difícil superar ese sentimiento de que la vida es una condena cuando te invade el sentimiento de pena, pero hay momentos en los que es mejor desplegar las alas y echar a volar, exponiéndose a la buena o la mala suerte. Quizá durante tu vuelo un disparo te sorprenda y te haga caer, pero eso no lo sabes. Lo importante es la actitud y no quedarse buscando la suerte en la mierda que pisas.

Quizá soy demasiado ácida o mordaz en mis pensamientos, pero así soy yo. No pienses en quedarte lamiendo tus heridas mientras otros te adelantan por la derecha. A lo mejor no vuelves a soñar, ¿quién sabe? Pero no echarás la culpa a tu mala suerte…