Aunque no lo sepas

Ortega y Gasset dijo que las palabras no dicen nada, les damos una significación nada más, pero cuando el hombre las escribe en realidad no las está diciendo. 

Y así es, a veces queremos decir mucho pero cada palabra que elegimos se queda vacía de significado haciendo que no podamos plasmar la idea que nos ronda en la cabeza. Esto pasa con los sentimientos, intentas expresarlos en cartas para que tengan un orden y un sentido pero después te terminas convirtiendo en esclavo de ese papel, porque no decía lo que realmente estabas experimentando. 

Fotografía propia
Las palabras pueden ser apresuradas, esas palabras que elegimos desordenadamente para enmascarar la realidad; una experiencia mejor contada para que parezca que no dolió. Otras veces sirven como armas, como pequeños puñales que se clavan y que generan un herida que nunca cura, y crees que dejará de sangrar, pero siempre volverá a abrirse. 

Otros pensamientos se mecen en tu cabeza con melodías, y hacen que tararees continuamente una canción que solamente tú conoces. Porque la música nos ayuda a descubrir sensaciones marchitas que deseas cantar a los cuatros vientos, sin embargo a veces  no es más que tu propio llanto. 

Aunque no lo sepas, algunas palabras se cuelan en el estuario de nuestro corazón y hacen que brote nuevamente el alma. Pero yo creo que las palabras no son más que eso, palabras,  que en muchas situaciones se quedan desiertas y entonces es cuando hablan los abrazos y las lágrimas asomadas en el balcón de los ojos. 

Aunque tú no lo sepas, te lo dije y quizá no fue con palabras.

@Ohihane 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Hutus y tutsis. Rwanda en el olvido.

Iridiología, otra pseudociencia