Entradas

Mostrando entradas de abril, 2017

El peor cumpleaños de mi vida

"Es el peor cumpleaños de mi vida". Estas palabras en la boca de un niño hicieron que mi corazón se arrugara y mi mente intentara viajar al peor cumpleaños de mi vida. Seguramente el peor y el mejor, porque el mayor regalo que me pudieron hacer ese día fue la clave para hacerle quiebros a la muerte, un saco con valor para mirarla de frente y un consejo que todos los días recuerdo "deja de hablar de tu mala suerte". 
Consolar a un niño es fácil cuando tienes los besos y los abrazos de oferta y la boca llena de promesas. Pero, ¿cómo consuelas a quien sabe que será el peor cumpleaños de su vida y no llora por ello? A quien no pude prometerle el mejor de los regalos o el mejor de los viajes le juré que cada día que pasáramos juntos sería el mejor día de nuestra vida, sin palabras, arrinconando la desesperación.
Quisiera ser una niña con la única preocupación de haber discutido con mi padre la noche de mi cumpleaños y creer que será el peor día de mi vida. Y que alguien v…

Miedo al miedo

Escribir y pensar, pensar y escribir. Poner en orden los pensamientos es cuanto menos difícil, y solamente hay un momento de inspiración en que las ideas se ordenan y comprendes que lo que tienes es miedo al miedo. 
Esa sensación de tener miedo a volver a sentir miedo hace que pases por la vida de puntillas, lleno de distracciones para no volver a sentirlo, el miedo. Anticiparte a ese miedo puede que sea tu propia estrategia para creer que lo tienes bajo control, pero no es así, lo seguirás sintiendo. Huir y poner distancia no hará que desaparezca, permanecerá ahí, burlón y expectante. 
Ese miedo procede de tu inseguridad, de la hipertrofia de una fantasía, es consustancial a tu existencia y no te deja desatar con sensatez los pequeños nudos que te ahogan. 
¿cómo desmenuzar plácidamente el miedo comprender por fin que no es una excusa sino un escalofrío parecido al disfrute sólo que amarguísimo y sin atenuantes?
Hoy será otra noche de miedos, de búsqueda de constelaciones en la oscuri…

Viajando al futuro

Imagen
Según Einstein mi deseo de poder ver mi propio futuro sería posible. Intento comprender la teoría de la relatividad especial o la paradoja de los gemelos que dice que si dos personas se separan y una de ellas hace un viaje interespacial a velocidades cercanas a la de la luz, al regresar el viajero sería más joven que el que no viaja y por tanto según esta teoría uno habría viajado al futuro. O quizá encuentre alguna vez un agujero de gusano con atajo a través del espacio y del tiempo. 
La incertidumbre ante los acontecimientos del futuro nos genera una ansiedad que llaman "anticipatoria" que se acentúa en personas como yo, esas que queremos tenerlo todo bajo control y que no dejamos que la improvisación tome las riendas. Pero la vida no suele ser previsible. 
La vida es un cambio constante, personas que van y vienen, otras que se quedan y nos acompañan en nuestra aventura, futuro fruto de las decisiones, remordimientos por los errores, sorpresas sin espera o viajes sin receta…

Un sueño dentro de un sueño

¡Toma este beso sobre tu frente! Y, me despido de ti ahora, no queda nada por confesar. No se equivoca quien estima que mis días han sido un sueño;  Aún si la esperanza ha volado  en una noche, o en un día,  en una visión, o en ninguna.  ¿Es por ello menor la partida?  Todo lo que vemos o imaginamos  es sólo un sueño dentro de un sueño. [...]

Un sueño dentro de un sueño A dream within a dream Edgar Allan Poe, 1849.

Las cosas importantes de la vida son como granos de arena que nos empeñamos en mantener en un puño y que inevitablemente se escapan entre los dedos. Pero, ¿qué es lo importante? Un beso en la frente nos hace despertar de lo que creemos que fue un sueño y nos acerca a la realidad de un viaje entre las nubes. Eso que nos hace sonreír a lo mejor es parte de la fantasía y puede desaparecer en la incertidumbre del despertar.
Y hoy, ahora, creo que todo es un sueño lúcido, en el que sé que estoy soñando y me permito por unos instantes elegir qué quiero que suceda, qué quiero vivir. Un momento e…