Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2016

La muerte como parte de mi vida

Imagen
Aceptar mi propia muerte, aceptar perder todo lo que te ha dado la vida, sin poder evitarlo, sin querer evitarlo.

La vida como tiempo finito nos invita a intentar vivirla con plenitud, a convencernos de que no hay que malgastar el tiempo, sino hacer aquello que nos gusta con quien nos gusta. Pero la vida en sí es una condena, un valioso viaje que otros se encargan de frustrar.

La muerte se ve como un fracaso de la propia vida pero yo siempre he tenido grabado en la cabeza "memento mori", es decir, "recuerda que puedes morir" y que no pasa nada, es parte de nosotros mismos. Y quienes me leéis ya sabéis que tengo un especial afán por saber el porqué de las cosas. Respecto a esta frase, se cuenta que en la Antigua Roma cuando un general desfilaba tras la victoria por las calles de la ciduad un siervo iba tras él diciéndole "Respice post te! Hominem te esse memento!" (¡Mira tras de ti! Recuerda que eres un hombre) para que no cayese en la creencia de ser un Di…

Topsy la elefanta de Edison

Imagen
Thomas Alva Edison, prolífico inventor y héroe en Estados Unidos, es conocido por inventar la bombilla (o no) aunque pocos conocen un capítulo de su vida en un circo americano. Esa historia va unida a la vida de una elefanta llamada Topsy. Edison estaba envuelto en una "guerra científica" con George Westinghouse y Nikola Tesla, quienes fueron los primeros en utilizar la corriente alterna.  Edison había inaugurado en 1882 una central de distribución eléctrica que proporcionaba corriente continua. Sus colegas opinaban que este sistema producía grandes pérdidas de potencia por lo que era mejor trabajar con corriente alterna, que además era más segura. Pero Edison ya tenía 120 centrales eléctricas en EE.UU y se negaba a dar su brazo a torcer. Para demostrar lo peligrosa que era la utilización de la corriente alterna, decidió hacer una demostración electrocutando una elefante.
Esta elefanta era propiedad del Forepaugh Circus de Coney Island y había matado a 3 personas, entre ellas …

El ginkgo del Señorío de Bertiz

Imagen
El Señorío de Bertiz se encuentra al norte de Navarra y para contar su historia tenemos que viajar al siglo XIV cuando estas tierras eran propiedad de Pedro Miguel de Bertiz. Este pequeño enclave de inigualable verdor fue transmitido de generación en generación hasta que en el siglo XIX pasa a pertenecer a Don Pedro Ciga y Doña Dorotea Fernández. Ellos fueron los encargados de recuperar el esplendor de este lugar, reconstruyendo el palacio y mejorando los jardines. Para garantizar su conservación Don Pedro legó este señorío al Gobierno de Navarra y por eso en la actualidad se puede disfrutar de este Parque Natural.
Entre robles y hayas, olmos y fresnos me quedo con el ginkgo biloba. Este árbol me pareció especial por su historia y por lo presente que está en la mía. Reconozco que el nombre no se me hacía familiar, "seguramente corresponderá a un árbol chino", pensé. 
El ginkgo o "dátil dorado" es una de las especies vivas más antiguas que existe. Se le considera como…

El tiempo pasa

Imagen
Pocas cosas hay en la vida tan implacables como el paso del tiempo. Justo ese momento, ese que no quieres que se escape de tus manos, se marcha tan rápido que apenas podemos disfrutarlo. Inexorablemente el tiempo pasa y se lleva esos instantes al cajón de los recuerdos, empujándolos al fondo de nuestra memoria y haciendo que a veces no podamos recordar cómo pasaron. 
Mi tía me dijo: "dentro de un año no recordarás nada". Mentía. El desánimo y la tristeza hacen que tengamos ganas de empujar las agujas del reloj porque el tiempo transcurre con especial lentitud. Pero tenía razón en que, ya pasó, el tiempo, y no ha pasado nada. El sol sigue saliendo por el mismo sitio.
El tiempo es una dimensión que no podemos ver, solamente somos conscientes de a qué velocidad pasa cuando en vez de decir: hace dos meses que, tenemos que decir, hace dos años que, aunque no tengamos la sensación de que haya pasado tanto tiempo. 
Cada experiencia, cada momento, tiene que ser vivido con consciencia p…

Viendo los toros desde el respeto

Imagen
No me gustan las corridas de toros. Francamente, no tengo una opinión bien formada respecto al debate de "toros sí, toros no", pero si tuviera que posicionarme en un bando sería en el del NO. Existen argumentos para justificar cualquiera de las dos posturas pero hay cuestiones que en mi opinión, caen por su propio peso. 
'La tauromaquia es un arte y forma parte de nuestra cultura'. En una sociedad democrática tienen cabida todas las expresiones culturales imaginables, o no. Si pretendemos ser una sociedad avanzada no podemos empatizar con aquel que disfruta clavándole arpones a un animal, viendo como la sangre mancha su piel y llevarle hasta la muerte sin ninguna justificación más que la de ver sufrir a un animal. 
Hoy he visto el 'desencajonamiento' de los toros en la plaza de toros de Peralta. Si tengo que ser sincera, me ha gustado. Los animales salían de los camiones para ser conducidos por los mansos hasta los corrales.  En este acto, como parte de las fie…

El cáncer vive entre las rocas

Imagen
Entre las rocas vive ese pequeño cangrejo, ese que cuando menos lo esperabas apareció frente a ti, en se momento en el que no tenías el valor ni la fuerza para batirte en duelo con él.

Zaratán (saraṭān), cangrejo, así lo llamaron los árabes. Hoy llamamos así al cáncer de mama. Decía Hipócrates que "en las mamas se producen unas tumoraciones duras, de tamaño mayor o menor, que no supuran y que se van haciendo cada vez más duras; después crecen a partir de ellas unos cánceres (cangrejos), primero ocultos, los cuales por el hecho de que van a desarrollarse como cánceres (cangrejos), tienen una boca rabiosa y todo lo comen con rabia". Los primeros en llamarlo "cangrejo" fueron los griegos, karkínos, también significa 'úlcera maligna'. En latín se llamó a la enfermedad cancer (cangrejo) por su dureza, porque al igual que el animal el cáncer se agarra con fuerza al tejido y porque algunos tienen patas y pinzas.  Galeno (siglo II d.C) dijo que esta enfermedad se debí…