¿Y si todo estuviera escrito?

He odiado con toda mi alma a esas personas que en los peores momentos de tu vida, en esos en los que solamente necesitas una llamada y un abrazo, se toman la liberad de decir "tranquila, todo pasa por algo". 

Quizá sea así, quizá todo forme parte de un plan creado por Dios o por "alguien" y que los mortales no podemos evitar. Los que creen en ese mapa de la vida, en el destino, son los que buscan sin descanso especialistas en ciencias ocultas que puedan leer líneas en la mano. 

El destino, destinare, es como el punto de llegada, la meta. Sería cobarde pensar que una deidad es la responsable de nuestros actos, sin que pueda influir el libre albedrío. Ampararse en el "estamos predestinados a" es una forma de justificar nuestros peores actos, esos que hacen daño a otros, esos que nos avergüenzan y así restarles importancia. Porque, si todo estuviera escrito ¿qué sentido tendrían nuestras decisiones? ¿y tantas y tantas noches en vela?.

Alguien me dijo una vez que muchas veces se puede contestar al cómo de las cosas pero no al por qué. Y así es, quizá todo lo que ocurre en nuestras vidas es una concatenación de sucesos que tienen una causa relacionada, o quizá no. Y me agarro a eso, no puedo saber el por qué de todo lo que me pasa, es decir, no todo pasa por algo o sí es así, no lo sabré nunca. Porque a lo mejor un místico me puede leer la línea de mi mano pero no leerá la de aquellas personas que toman decisiones y cortan tu línea en mil pedazos.
Analizar las decisiones que tomamos buscando en ellas la causa de lo que acontece es una error ya que no estaríamos dejando lugar al azar. Y yo creo en el azar, en la casualidad y no solo en la causalidad. 

Muchas veces pienso que quizá no fuera mi destino pero nos gustaba pensar que sí.

@Ohihane

Comentarios

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

El experimento Tuskegee

15