Primeros pasos en la fotografía

Y llega un día en el que decides que necesitas hacer algo motivador, creativo, estimulante. "Me tengo que comprar una cámara réflex". ¿Por dónde empiezo? Pues lo que yo hice fue preguntar y para mi sorpresa muchísima gente tiene una réflex y va por la vida buscando momentos que sugieran una captura.

Soy un poco indecisa aunque no mucho. Leí por aquí y por allá, me dejé aconsejar por unos y por otros y por fin en Navidad decidí comprarme una cámara réflex. La elegida fue una CANON 1200D. Me gustaba sobre todo por su precio pero también porque tenía lo básico para aprender a hacer fotos, además si me aburría pronto del hobby siempre podría guardarla en el armario sin que me penara demasiado.

Canon 1200D
Un día después del trabajo me fui a por ella. Emocionada llegué a casa y decidí que esta vez lo haría bien, me iba a leer el libro de instrucciones de principio a fin. Cogí un rotulador y comencé una lectura pormenorizada gracias a la cual me fui empapando con la terminología (obturador, diafragma, automático/manual, sensor...). Lo tenía todo para empezar. Conocía mi cámara y podía hacer algunas fotos. La encendí y... ¡no puede ser! No tenía tarjeta de memoria. Dos suspiros y al Carrefour a solucionar el problema. Una vez más tiré de Google y puse "tarjetas memoria réflex" y compré la que me indicó el escritor del primer blog que salió en la búsqueda.

Vaya noche. Saqué fotos al salón, al sofá, con luz, sin luz, a un vaso y a un tenedor. Sabía que necesitaría salir a la calle. Además un compañero de trabajo me dejó un texto sobre "Los primeros pasos en la fotografía" y tenía mucho que estudiar. Me lancé a la ciudad y le saqué su mejor cara. Se las mandé al experto y él contestó: deberías mejorar la composición. ¿La qué? Vuelta a Google.

Parque Yamaguchi. Pamplona.
Aun no ha pasado un mes y es pronto para decidir si estaremos siempre juntas, todos los días miro al cielo y busco el sol para poder salir a fotografiar aquello que la vida me quiera mostrar. Y os lo iré enseñando. Mis progresos. Mis aciertos. Mis impresiones. Es algo que creo que puedo hacer bien. Cuando saco una fotografía estamos mi cámara y yo. Ella mostrándome una imagen adornada con ocho puntos y yo sumergida en mis pensamientos intentado decidir si es mejor una velocidad de obturación 1/30 o una 1/300, si el diafragma tiene que estar en f2 o f16...

La fotografía tiene ese algo, eso que hace que los momentos se congelen y perduren para siempre aunque hay veces que nos podamos arrepentir de haber capturado tantos instantes que ahora duele recordar.

@Ohihane

Comentarios

  1. Excelente descripción para empezar con este maravilloso arte! Seguramente Joseph Nicéphore jamas se imaginó que su invento despertaría tanta pasión.
    Sigue captando la vida Oihane!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias! Seguiré dejando que la luz de la vida rebote en cada objeto y entre por mi lente!!!!

    ResponderEliminar
  3. Cuando me decida a comprar una te pediré consejo. Deseando ver tus progresos, Oihane!

    ResponderEliminar
  4. Y cuando necesite yo una modelo también sabré a quien acudir!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Hutus y tutsis. Rwanda en el olvido.

Iridiología, otra pseudociencia