La Neurofisiología y yo. A propósito de Hans Berger

Desde septiembre estoy sumergida en el desconocido mundo de la Neurofisiología. Hoy por hoy soy lego en esta materia pero algunas cosas básicas he aprendido. 
Seguramente dentro de unos años recordaré mi paso por esta unidad con un cariño inmenso porque las personas con las que comparto mis tardes hacen que las cuestas tengan menos pendiente. Pero eso es otra historia. 

La Neurofisiología consiste en el estudio de la actividad bioeléctrica del sistema nervioso. Entre las pruebas que realizamos están: la electroneurografía, la electroencefalografía, los potenciales evocados... Todo un universo que aún sigo explorando. Una de los exámenes que más fascinada es la electroencefalografía que lo que recoge es un registro de la actividad eléctrica cerebral. Pero, ¿a quién se le ocurrió hacer esto?

Ondas de EEG
Hans Berger nació el mismo día que yo pero 112 años antes. Fue un médico alemán que siempre estuvo fascinado por el funcionamiento del cerebro humano sobre todo desde que tuvo un episodio inexplicable en su juventud al que trató de dar respuesta durante toda su vida. Mientras servía en el ejército se cayó de un caballo y estuvo a punto de ser arrollado por un carro de artillería. Ese mismo día y a la misma hora, su hermana, que estaba a cientos de kilómetros del lugar, tuvo el presentimiento de que algo le había sucedido por lo que enviaron un telegrama preguntando por su estado. Desde aquel suceso Berger se obsesionó por buscar una explicación a lo ocurrido y en ese intento comenzó a grabar señales eléctricas a sus pacientes hasta que en 1924 realizó el primer electroencefalograma. Mantuvo este invento en secreto hasta 5 años después cuando hizo un anuncio oficial. Sus colegas no creyeron mucho en sus investigaciones y durante mucho tiempo fue muy cuestionado. 

Hans Berger (1873-1941)
Y el 1 de junio de 1941, cuando todo el planeta miraba a un pequeño hombre con bigote, Hans Berger se quitó la vida anudando una soga a su cuello y ahorcándose en la clínica alemana en la que estaba ingresado a causa de una depresión. 

Mucho se ha dicho sobre este científico pero lo que últimamente se ha venido a cuestionar es su relación con el partido nazi y su ayuda a la financiación de las SS. Sus biógrafos no se ponen de acuerdo porque a pesar de que muchos lo han vinculado con este movimiento y afirman que colaboró en las "investigaciones" médicas nazis, otros creen que no existen pruebas evidentes para afirmar que Berger tuviera simpatía por ellos. 

Wer macht mich ein Elektroenzephalogramm?


@Ohihane

Comentarios

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Hutus y tutsis. Rwanda en el olvido.

Iridiología, otra pseudociencia