Florence Nightingale, una mujer de oposición

La profesión de Enfermería está unida a las temidas OPEs (Oposiciones Públicas de Empleo). Todas aspiramos a conseguir una plaza en un centro sanitario público y dejar de preocuparnos por tener que estar trabajando 4 días en la planta de Neurocirugía, 2 días en Endoscopias, 7 días en Medicina Nuclear, 1/2 día en una residencia y 1/5 de jornada en... Porque está bien que seamos mujeres polivalentes pero al final siempre tienes esa triste sensación de que nunca terminas de dominar en su totalidad un área de la enfermería. 

Y durante ese período en el que te encierras en tu casa, interrumpes tu vida social y evitas hablar de otros temas que no sea "la OPE", comienzas a odiar a unas señoras que por lo que pone en los libros han sido parte de la historia de nuestra profesión. La más conocida es Florence Nightingale pero hay otras que seguro que a much@s compañer@s de batallas les sonarán, son las llamadas "madres de la Enfermería": Virginia Henderson, Martha Rogers, Edith Cavell, Dorothea Orem, Callista Roy y otras.

Pero hoy he me sumergido en la vida de Florence Nightingale y por lo que he descubierto es mucho más que la madre de la enfermería, tuvo una vida apasionante y aquí os la cuento.

Florence Nightingale (1820-1910)

Florence nació en Florencia (en aquellos momentos el Gran Ducado de la Toscana) en 1820. Sus padres no desarrollaron mucho su capacidad imaginativa con la elección del nombre, la verdad, porque además su hermana se llamaba Parthenope porque nació en una ciudad llamada Parthenopolis. 

Siguiendo la llamada de Dios decidió que quería dedicar su vida al cuidado de los demás. Durante su juventud recibió clases de filosofía, lenguas modernas, matemáticas y ciencias por lo que su afición por registrar y organizar toda la información que pasaba por sus manos pronto la empezó a aplicar a la enfermería. La noticia de que Florence iba a dedicarse a estas labores tan mundanas no cayó muy bien en el seno familiar. Sus padres habían pensado para ella un matrimonio acomodado con alguno de sus pretendientes pero ella tenía sus propios planes. Se había propuesto ser enfermera.

En 1850 su padre por fin dio su brazo a torcer y la dejó ir a formase como enfermera a Alemania. Y fue durante estos meses cuando publicó su primer trabajo "The Institution of Kaiserswerth o the Rhine, for the Practical Training of Deaconesses". 

Pero seguramente el capítulo central de su vida fue su partida a la Guerra de Crimea. Este conflicto bélico tuvo como bandos de un lado al Imperio ruso de los Románov y del otro a una alianza entre Reino Unido, Francia, el Imperio otomano y el Reino de Piamonte y Cerdeña. Las noticias que a Florence le llegaban sobre esta guerra eran de verdadero horror por las condiciones en las que se encontraban atendidos los soldados. Y allí se planta Florence Nightgale con otras 38 enfermeras más, que por supuesto no han pasado a la historia.

Una de las imágenes de Florence más conocida es la de ella cuidando de los enfermos en la Guerra de Crimea con una lámpara en la mano. Este retrato fue publicado en un diario británico y desde aquel momento, se le conoció como "la dama de la lámpara". 

The Times (08/02/1855): "Sin exageración alguna es un «ángel guardián» en estos hospitales, y mientras su grácil figura se desliza silenciosamente por los corredores, la cara del desdichado se suaviza con gratitud a la vista de ella. Cuando todos los oficiales médicos se han retirado ya y el silencio y la oscuridad descienden sobre tantos postrados dolientes, puede observársela sola, con una pequeña lámpara en su mano, efectuando sus solitarias rondas".

Utilizando su fama y el dinero logrado en 1859 escribe su obra más conocida "Notas sobre enfermería". En esta época se comenzaron a fundar escuelas de enfermería que llevaban su nombre y además, su intento porque los cuidados estuvieran al alcance de todos, sirvió como ingrediente para crear el conocido como Servicio Nacional de Salud del Reino Unido.

Florence murió a los 90 años mientras dormía en su cama, lugar que no abandonaba en los últimos momentos de su vida ya que padecía una depresión a causa, se cree, de padecer otras enfermedades como la brucelosis. 

Esta mujer dejó un legado no solamente para el mundo de la enfermería. Florence fue además un referente en estadística, teología y movimiento feminista.

Quiero ser como Florence.

@Ohihane



Comentarios

  1. Un dato y una pregunta.
    DATO: de hecho, existe un gráfico estadístico que lleva su nombre, la rosa de Florence Nightingale, por ser la pionera en usarlos para explicar la causa de mortalidad en el ejército durante la guerra de Crimea (1853-1856).
    PREGUNTA: si tú quieres ser como Florence Nightingale, ¿quién va a ser como tú?
    No habría Oihane. El mundo perdería una mente brillante.
    No mola :-(

    ResponderEliminar
  2. Bueno, el diagrama polar o diagrama de la rosa de Nightgale fue primeramente usado por William Playfair aunque claramente fue ella quien lo popularizó al enviar al Gobierno británico los datos sobre la mortalidad del ejército británico.
    Adriana, sabes de todo, es una cosa...

    ResponderEliminar
  3. Lo que sé, lo que me atrevo a aventurarme (a meter la pata) y lo que google me ayuda :-D

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Enfermeras en el Gueto de Varsovia

Hutus y tutsis. Rwanda en el olvido.

Iridiología, otra pseudociencia